.

07 octubre 2008

Poesía: "Oh!, brisa de la desgracia"

Sentado un día en la parada,
esperando mi autobús,
pensé mientras llegaba:
"¡¡Coño, el metro-bus!!"

Saqué así mi monedero
para poder pagar,
preparándome el dinero
que al busero le iba a dar.

Saqué un billete de veinte
esperando obtener cambio,
pero un soplo, de repente,
se los llevó volando.

Corrí tras mi dinero
que el viento se llevaba.
Corrí y corrí el primero
por si alguien me los robaba.

Giré la esquina en una vuelta
y tropecé con una abuela...
Va la vieja y me suelta:
-"Uy, que se te vuela!"

Mis euros se me iban
volando en la lejanía.
¡¡Y como se los llevan!!
Por más que yo corría.

De pronto, descendieron
y perdí todos mis miedos.
Por un momento acariciaron
la punta de mis dedos...

Y ya pensando recuperar
el tan preciado billete,
un gran salto fui a dar
sin ver que había un poyete.

La mala suerte quiso
que detrás hubiera un hierro.
Y al lado, en el piso,
una gran mierda de perro.

La caída fue importante,
del golpe no me acuerdo.
Pero sí que vi a al instante
que acabé como un cerdo.

Me hice daño en una pierna,
perdí toooooodo el dinero,
y en la mano, con mas mierda,
que el palo d´un gallinero.

4 comentarios:

Marcos Ortega dijo...

jajajaja, me parto... que lastimica x dios....

carLi dijo...

jajajajjjajja!

txïo [patito-feo.es] dijo...

JAAJAJA. Genial...! Ya quisiera yo poder escribir poemas tan chulos!

Anónimo dijo...

Admirable composición poética en la que se ha conseguido que una sencilla anécdota diaria combine y rime con una asquerosa mierda.